La 4T va por la paz en México y cumpliendo los compromisos con el pueblo.

La 4T va por la paz en México y cumpliendo los compromisos con el pueblo.

  • Primer informe del Presidente Andrés Manuel López Obrador

En este enlace puede leer completo el mensaje del presidente de México:

https://www.gob.mx/presidencia/articulos/version-estenografica-mensaje-con-motivo-del-primer-ano-de-gobierno-2018-2019?idiom=es

Ciudad de México.-El cambio que estamos realizando está a la vista. En el periodo neoliberal se hacían leyes sin considerar el interés público. Ahora, las reformas a las Constitución tienen el propósito de garantizar el desarrollo del país y el bienestar del pueblo.

Por ejemplo, las principales reformas y leyes aprobadas por los legisladores han sido:

Las del combate a la corrupción:

La Ley de Austeridad Republicana.

La de Extinción de Dominio para recuperar y devolver al pueblo lo robado.

La reforma al artículo 28 de la Constitución para prohibir la devolución de impuestos.

La clasificación del robo de combustibles.

La evasión fiscal y el fraude electoral como delitos graves.

La eliminación del fuero al presidente para que pueda ser juzgado en funciones por cualquier delito.

La revocación de mandato.

La consulta popular.

La nueva ley laboral, que garantiza el voto libre, secreto y directo en los sindicatos.

La Ley de Salud, para garantizar a todos los mexicanos la atención médica y los medicamentos gratuitos.

La cancelación de la mal llamada reforma educativa, así como la reforma a la Constitución que permite a elementos del Ejército y la Marina participar en tareas de seguridad pública e instituye la Guardia Nacional.

Además, he enviado al Congreso una reforma para elevar a rango el derecho a las pensiones de adultos mayores y de personas con discapacidad, así como las becas a estudiantes pobres en todos los niveles de escolaridad.

En los hechos, pues, estas modificaciones configuran una nueva Constitución, que refleja las demandas y la voluntad del pueblo que decidió emprender la Cuarta Transformación de la vida pública del país de manera legal, democrática y pacífica.

Como lo he dicho muchas veces, la principal tarea de gobierno es desterrar la corrupción política. Estamos poniendo orden desde la cúpula del poder; por eso, estamos limpiando al gobierno de arriba para abajo, como se limpian las escaleras.

El robo de combustibles se ha reducido en 94 por ciento.

Asimismo, se prohibió la condonación de impuestos a grandes corporaciones empresariales y financieras.

Todas las compras del gobierno se hacen de manera consolidada y bajo la coordinación de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda.

Este año, el ahorro por evitar la corrupción en la adquisición de bienes y servicios alcanzará la cifra de 200 mil millones de pesos.

El presupuesto, y este es un botón de muestra, el presupuesto de la Presidencia de la República pasó de tres mil 600 millones a 800 millones, una disminución del 75 por ciento. Esto es, en los hechos, la austeridad republicana.

La fórmula de acabar con la corrupción y reducir el costo del gobierno nos permite financiar el presupuesto sin aumentar impuestos, sin incrementar los precios de los combustibles y sin endeudar al país.

Los recursos destinados a financiar los programas sociales provienen de lo que se ahorra con el combate a la corrupción y con la eliminación de lujos y gastos suntuarios, superfluos en el gobierno.

Estamos aplicando una nueva política productiva para apoyar la economía popular, fortalecer el mercado interno, impulsar proyectos para el desarrollo regional, fomentar la participación de la iniciativa privada e intensificar la captación de inversión extranjera.

Para fortalecer la economía popular hemos priorizado la recuperación del campo. Se han entregado en forma directa apoyos económicos para la siembra a dos millones 109 ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios. Esto incluye a integrantes de comunidades indígenas y a cultivadores de caña y de café.

Se inició el programa de Crédito Ganadero a la Palabra en beneficio de siete mil 734 productores.

Este año, el programa Sembrando Vida se aplica en 575 mil hectáreas y ha permitido generar 230 mil empleos permanentes. El año próximo se extenderá a más de un millón de hectáreas y 430 mil empleos. El sembrador que cultiva su propia parcela recibe un apoyo de cinco mil pesos mensuales.

Así, arraigamos a los campesinos jóvenes a la tierra, reducimos la migración, vamos a producir madera, frutas y alimentos; rehabilitamos la selva, el bosque y rescatamos y protegemos la flora y la fauna nativa; en fin, se siembra vida.

Estamos evitando, además, la sobreexplotación de los mantos acuíferos e impulsando el crecimiento poblacional y las actividades productivas hacia el sureste, donde se encuentra el 70 por ciento del agua del país.

Se prohibió el empleo de semillas de maíz transgénico y la explotación de hidrocarburos con la práctica del fracking.

Hemos apoyado a pescadores mediante la simplificación de trámites para obtener permisos con reglas de sustentabilidad y les estamos otorgando ayuda económica de manera directa.

Este año fue creado el organismo público descentralizado Seguridad Alimentaria Mexicana, Segalmex, para administrar la política que establecimos de Precios de Garantía y atender el abasto popular.

 

 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.