¿Quién es el general Homero Mendoza Ruiz?

Por: Isabel Arvide

Ciudad de México, 7 de noviembre.- El general Mendoza es el hombre que siempre vemos, sin detenernos a mirar. Detrás, junto, abriendo paso al general secretario, Luis Cresencio Sandoval.

Como jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, se despierta antes que su jefe, y se retira de su oficina después. Le corresponde estar pendiente siempre, enterado, a tiempo, adelantando vísperas.

Estos días, alrededor del asesinato en Sonora-Chihuahua lo hemos visto. Pero, sobre todo lo hemos escuchado.

El general brigadier acaba de cumplir sesenta años. Cuarenta y tres de ellos en el Ejército. Oaxaqueño, nació en una comunidad pequeña, hijo de un maestro rural y tiene 7 hermanos.

Como decía mi querido general Ubaldo Ayala Tinoco, ya fallecido, su vocación militar también se escribió con B grande… B de boca, de necesidad. Su caso, haber llegado hasta la cúspide de la pirámide del poder militar, ejemplifica con inmensa exactitud la permeabilidad social que sigue vigente en el Ejercito Mexicano.

Sus capacidades, no dudemos de su inteligencia, lo llevaron de su niñez campesina a vivir en Londres como agregado militar y en París estudiando un curso muy prestigiado entre los militares. Y como es obvio tuvo que aprender a hablar esos idiomas.

Tiene dos hijos que decidieron seguir vocaciones civiles. Y hasta diciembre pasado era el jefe de la 10a Zona Militar en Durango. Está clarísima la inmensa confianza que le tiene su jefe, el general secretario.

Hace pocas semanas sacaron de contexto una intervención suya ante autoridades extranjeras, donde mi general Mendoza hablaba no del “desgaste” del Ejército como publicaron, sino de que han redoblado esfuerzos por todas las actividades que desempeñan.

Quienes no conozcan su historia personal, de infinita superación personal y apego a la patria, sin cursilería de por medio, de estudios en el extranjero, se pudieron sentir sorprendidos por lo desenvuelto que se vio en estas, raras, apariciones públicas. Todo lo contrario, no es un hombre tímido y no huye de las entrevistas.

Como es obvio, por su desempeño, por su antigüedad, se espera que este 20 noviembre su nombre encabece la lista de ascensos institucionales en la Sedena, y que sume otra estrella al águila que porta con orgullo.

De lo que alguna vez declaró, en Durango, me quedó con una expresión singular donde el general Homero Mendoza Ruiz dijo que lo único a lo que teme, es a la ingratitud.

Y, no es gratuito, su arma de origen es la Caballería…

Isabel Arvide / @isabelarvide / EstadoMayor.mx

 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.