Gerardo Ruiz Esparza en la mira… ¿Después Enrique Peña?

Por: Nicasio Fonseca Munguía

El jueves nos desayunamos con una muy, pero muy interesante noticia; la Unidad de Inteligencia Financiera, de la Secretaría de Hacienda, está investigando las cuentas de Gerardo Ruiz Esparza, ex titular de la Secretaría de Obras Públicas con Enrique Peña Nieto; con esto, el presente régimen manda una clara señal para los desesperados, que, como nosotros, no estaremos convencidos al cien de la 4T, hasta no ver la espada de la justicia caer sobre las cabezas de quienes tanto han ofendido y afectado con su ambición al pueblo de México.

Gerardo Ruiz Esparza, puede ser la punta del iceberg que descubra el imperio de corrupción levantado por Enrique Peña desde sus inicios en la política mexiquense, donde llegó a ser gobernador y Ruiz Esparza el hombre de todas las confianzas para los contratos de la obra pública en aquella entidad, en la cual, por cierto, la empresa brasileña Odebrecht resultó altamente beneficiada, al grado de “colaborar” financieramente para la campaña de EPN por la Presidencia de la República, a través del hoy caído en desgracia Emilio Lozoya Austin.

Con la aprehensión del abogado de Enrique Peña y el posterior encarcelamiento de Rosario Robles ¿se cierra el círculo en torno a Enrique Peña Nieto? Posiblemente sea temprano para echar las campanas al vuelo, pero no podemos dejar de ser optimistas ante una señal por demás indicativa de ello, tomando en cuenta que aún sobre los afectos de EPN hacia Aurelio Nuño y Luis Videgaray, el nivel preferente en la relación presidencial que mantuvo Gerardo Ruiz Esparza por doce años manejando la obra pública, les llevó a perder en un momento dado la perspectiva del control presupuestal en grado tal, que aún hoy no han sido aprobadas por la cámara de Diputados las cuentas públicas de EPN, relativas a los años 2015 y 2017, donde se presumen irregularidades por más de 600 mil millones de pesos.

La caída del peñismo puede ser el camino que coloque al país de nuevo en el camino de la Ley y el Derecho, tomando en cuenta que sin justicia, no hay paz social, toda vez que ésta, la justicia, es el elemento más importante para la estabilidad y desarrollo de cualquier país a través de la cual se construyen sociedades más igualitarias, un elemento que no podemos presumir hasta hoy en México, considerando la brecha cada día más ancha entre ricos y pobres. Levantar al “elefante reumático” que llama AMLO, no es fácil, hacerlo caminar al ritmo de las necesidades del país, menos; lo señala el Presidente a cada momento, pero levantarlo y haberlo hecho dar el primer paso, es lo importante, resta, hay que decirlo, lograr que con la fuerza de este elefante, se logre disminuir o al menos controlar el poder del crimen organizado que, hasta hoy, le ha ganado todas las partidas… digo, porque de algo debe servirle al elefante la fuerza que natura le ha brindado de manera generosa ¿No cree usted?

 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.