“POR ESO NO LLEGAN”…      

Por: René MARTÍNEZ DÁVILA

Así nos decía Antonio Vargas Ramírez, fotógrafo de Augusto Gómez Villanueva en la desaparecida Secretaría de la Reforma Agraria, hace ya muchos calendarios, cuando alguien “la regaba” en la Dirección de Prensa de la Dependencia de la que Manuel Montiel Govea,  era el jefe, no se escapaba nadie; aquello hervía en un santiamén y sin saber, como, ni cuando, se aparecía el titular de la Dependencia y preguntaba, “¿cómo va la información, Don Manuel?

A lo que respondía Montiel, “todo estaba listo pero acaba de ocurrir un incidente grave en el campo y tenemos que hacer cambios y, tiene usted que hacer declaraciones al respecto, iba a su oficina, pero se me adelantó; con eso corregiremos en lo que sea posible la situación, pero ya había adelantos a la misma y los medios ya lo saben y tienen que cambiar formatos y también están contra el tiempo y, si se escapa alguno, tendremos que aclarar y también le va a tocar”.

Había que cambiar todo el material informativo, éramos trece personas, todo el personal y seguía el “hervidero” y a Vargas le tocaban las fotografías, por eso comenzaba un recorrido, haciendo ese reclamo, cada vez más airadamente, adornados  los insultos con esa frase; “por eso no llegan”.

Eran otros tiempos y había buenas relaciones con los medios de información, que también eran otros ya situación política del País, también era diferente, así como los intereses, también eran muy diferentes, sin embargo,  este 25 de Septiembre, lo que ocurrió en Tamaulipas, fue muy similar y las consecuencias, también serán muy diferentes.

Basta reflexionar que se han dado cambios iniciales que obligaron al sistema a hacer CUATRO modificaciones  de nivel federal  que llegan al Presidente de la República, al gobernador de Tamaulipas, al Senado de la República, a varios gobernadores y varios Partidos Políticos y, seguramente, al Congreso Federal, a la Fiscalía General, a los medios de comunicación; y como se dice, casi sacramentalmente, a todos los que resulten responsables.

No es un asunto menor y habrá de correr mucha tinta, muchos espacios políticos y se podría ver la caída de muchos personajes, que aún no se sabe su nivel de involucramiento. Es un asunto histórico que debe atenderse con serenidad y mesura, por el bien  de México.

En tanto, por nuestra parte, retornaremos a esos senderos, como es nuestra costumbre y si la suerte se nos da, por ahí nos encontraremos.

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.