El Obispo de Victoria vs la Escuela Pública y la 4T

Por: Nicasio Fonseca Munguía

Como decía La Tía Gertrudis cuando no estaba de acuerdo con alguna opinión… “Nomás hablan porque tienen lengua…”; así, el Obispo de la Diócesis de Victoria Antonio González Sánchez, “Nomás habla porque tiene…” el derecho de hacerlo, aunque no sepa lo que dice.

Se equivoca el clérigo y alto prelado ( no “pelado” ) eclesiástico, cuando opina, sin conocer del tema, sobre la derogación de la mal llamada Reforma Educativa peñista, misma que no tuvo otro propósito que restarle fuerza al SNTE, al igual que a la profesora Elba Esther Gordillo, una lideresa cuyo liderazgo sindical fue por obra y gracia de Carlos Salinas, ratificado por Zedillo, Fox y Calderón, quienes pusieron la fuerza del magisterio a sus pies, al grado que la señora llegó a considerar que en verdad su poder emanaba de la base nacional y no del sistema político al cual servía muy, pero muy productivamente.

Se equivoca el Obispo González Sánchez al afirmar que los maestros no son evaluados, cuando de manera permanente y sistemática la estructura directiva de la SEP y la SET, supervisa, evalúa y da seguimiento oportuno al desempeño diario del docente frente a grupo, vigilando se cumplan los planes y programas de estudio que previamente la federación diseña para su instrumentación, lo mismo en las escuelas públicas, como privadas, estas últimas igualmente supervisadas por la autoridad educativa correspondiente.

Se equivoca también el Obispo, al señalar que las y los maestros no se actualizan en el conocimiento científico de la pedagogía, toda vez que, por su propia cuenta y patrimonio, o de manera gratuita en las instituciones públicas del sector educativo nacional, el magisterio, voluntariamente, se especializa en alguna rama de la pedagogía, bien en las unidades locales de la UPN, el CRETAM y en no pocos casos acudiendo a instituciones privadas o tomando diplomados y cursos en línea con validez oficial.

Señala el señor Obispo victorense – porque Dios es muy grande – que al aprobarse las leyes secundarias, la educación sufrirá “un gran retroceso” … ¿ Conocería el Obispo, que los gobiernos priístas y panistas pervirtieron la relación con el SNTE, a fin de tener controlada la organización sindical, corrompiendo con la venta de plazas, la violación de derechos, el desvío presupuestal hacia cuentas privadas y que en todo caso, quien resultó más afectado fue el magisterio nacional, como de manera consecuente la niñez y juventud ?.

Seguro que no lo sabe el clérigo González Sánchez y si lo sabe, no hace más que estimular entre un sector de la población el sentimiento de rechazo a la escuela pública, que, por primera ocasión, en varias décadas, un nuevo régimen pretende poner orden en el sistema educativo después haber denigrado el Gobierno y un sector de la iniciativa privada una de las profesiones más nobles, donde las y los maestros mexicanos son y han sido a través de la historia, ejemplo dinámico de pedagogía social y humanista, renglones olvidados hoy por la Iglesia Católica y sus altos dignatarios.

El Obispo González Sánchez culpa a AMLO… además de las válidas razones de La Tía Gertrudis… Porque Dios es muy grande y… ¡Gracias a Dios, al menos por un tiempo, la escuela pública, que un sector de la Iglesia combate, seguirá vigente para bien de la niñez y juventud nacional…! ¿No cree usted?

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.