Emilio Lozoya… ¿el único Chivo expiatorio del sexenio?

Por: Nicasio Fonseca Munguía

Para desgracia suya, hoy le toca al ex director de Pemex ser “el chivo expiatorio del sistema político mexicano”, así parece, así se proyecta desde la pasada administración de Enrique Peña, donde al parecer había dejado de pertenecer al grupo élite del presidente.

Por lo anterior y pese a que la Fiscalía General presentó la denuncia penal en contra del ex funcionario, no podemos atribuirle tal caso al régimen actual, que por sus dichos, cada día exhibe ante los medios de comunicación nuevos casos de presuntos actos de corrupción en las diferentes áreas de la administración.

Es así, amable lectora, lector, que en el sector Salud, se habla del gran fraude nacional en las compras multimillonarias realizadas en dólares; de la SCT, ni se diga, toda vez que existen hasta la fecha un gran listado de obras inconclusas, mal acabadas y por si fuera poco, sobrevaluadas en su costo real… y así pudiéramos seguir enumerando los excesos en comunicación e imagen del presidente Peña, los usos y abusos de los funcionarios del gabinete en cuanto a recursos humanos, materiales y financieros.

Porque del árbol caído “todos hacen leña”, hoy conocemos o más bien dicho, comprobamos, los excesos de Emilio Lozoya en cuanto al uso de aviones y helicópteros para sus actividades personales y familiares, fueran estas de trabajo, recreo, compras o simples vacaciones en lugares paradisiacos a los que por su posición e ingresos tenía acceso; nada nuevo en la agenda diaria de nuestra clase política, cuyo aburguesamiento se comprueba en exclusivos campos de golf, compartiendo en lujosos casinos destinados originalmente para grandes empresarios o magnates… en fin, disfrutando la vida de ocio, derroche y excesos que solo en México podemos soslayar sin que pase nada … bueno … casi nada!

Referimos lo anterior, en razón, no del “Chivo” Lozoya, cuanto de los muchos casos denunciados diariamente por el Presidente López Obrador y con los cuales… no pasa nada… ante lo cual nos cuestionamos de manera obligada respecto al por qué de la inacción en contra de los personajes involucrados en el gran fraude a la nación, toda vez que no dudamos en ningún momento respecto a la veracidad de la información dada a conocer en cada caso por el Presidente López Obrador.

Seis meses; 180 y más días de gobierno ¿ no han sido suficientes al nuevo gobierno para recabar la información que lleve a fincar responsabilidades penales a quienes como servidores públicos cometieron ilícitos que saltan a la vista y de los cuales el mismo Presidente se ha encargado de dar “santo y seña”? ¿Incapacidad de los miembros del gabinete? ¿Zorruna habilidad de los ex funcionarios para no dejar pruebas en su contra respecto a los supuestos fraudes? ¿Incapacitado de la Fiscalía General para proceder penalmente en contra de los ex funcionarios? ¿Compromisos políticos con determinados personajes del Sistema?

La Cuarta Transformación avanza y nos queda claro que no es fácil mover al “elefante reumático” del que hace referencia AMLO, es cierto, pero… también lo es, que no se puede, no se debe ya, estar haciendo diariamente imputaciones a “los neoliberales”, sin meter a ninguno a la cárcel, por un elemental principio de justicia: El que acusa, tiene que probar, exhibir las pruebas de su acusación. Personalmente estamos convencidos de la voluntad política presidencial para sanear tanto la administración federal, como la vida política de México… luego entonces ¿por qué no proceder ya penalmente contra quienes resulten responsables del estado que guarda la nación? ¿Emilio Lozoya se quedará como el único Chivo expiatorio del sexenio? Usted ¿qué opina…?

 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.