La “Chachalaca” responsabiliza al Presidente… ¡está asustada!

Por: Nicasio Fonseca Munguía

“Hago responsable al Presidente López Obrador de lo que me pase, a mí y mi familia…” así, de esta manera irresponsable, muy a su burdo estilo de comunicación, Vicente Fox publica un twitter respecto al supuesto intento de irrumpir en su rancho ubicado en el estado de Guanajuato.

“¿Por qué decimos que la publicación de Vicente Fox es IRRESPONSABLE? simple, porque en ello va implícita una acusación hacia el Presidente López Obrador que no tiene ningún elemento de veracidad al decir de quienes conocieron los hechos, por lo cual podríamos concluir que el ex presidente sufre una paranoia de tal magnitud que le agudiza su ya de por sí patológico delirio de persecución.

Lo anterior no es casual, mucho menos gratuito; Vicente Fox, en su momento, pretendió acabar con el desafuero político a López Obrador cuando el hoy Presidente estuvo al frente del entonces Distrito Federal, toda vez que en ningún momento a dejado de considerar enemigo al tabasqueño, mucho menos cuando por decreto presidencial emitido por AMLO, en noviembre de 2018, los ex de México perdieron todos sus beneficios como tales.

Vicente Fox resulta quizás la expresión última de la política “chicharronera” practicada en México durante el periodo pos revolucionario, donde caciques de la talla de Gonzalo N, Santos en San Luis Potosí y Emilio Portes Gil en Tamaulipas, por citar los menos, impusieron su ley sin mayores reservas, importándoles poco o nada el desarrollo social; toda proporción guardada con estos personajes.

Vicente Fox no deja de ser el político folclórico cuyas desafortunadas actuaciones motivan no tan solo a risa, cuanto a lástima por su “bendita” ignorancia, como en el caso del “Comes y te vas…” a Fidel Castro, expresión más que clara de la falta de oficio político e inteligencia emocional básica, para la responsabilidad de ser Presidente.

Apoyado por el sector más reaccionario y conservador del país, a Vicente Fox no le faltan espacios en los medios de comunicación nacionales cuando de golpear a su enemigo más odiado se trata, al grado de no medir el nivel de sus insultos, ataques y descalificaciones, sin reflexionar que con ello se descalifica a sí mismo no tan solo como ex presidente, cuanto en su calidad moral, ética y profesional, si es que optimistamente pudiéramos pensar que la tuviera.

El Presidente AMLO, por su parte, más experimentado, con mayor sensibilidad política y mostrando su institucionalidad, pese al canto disonante y exabruptos de “La Chachalaca”, respondió como corresponde a quien ostenta la máxima representación del país, brindándole la seguridad y protección que la culpabilidad manifiesta en la conciencia del guanajuatense demanda, al reconocer a través de sus miedos el haber fallado gravemente a México por no saber… o no haber querido ser un buen Presidente … ¿ no cree usted …?

 

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.