TODOS CONTRA AMLO 2018

Emiliano CarrilloPor: Emiliano Carrillo Carrasco

JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA, EL PRÓXIMO CANDIDATO DE LA COALICIÓN DEL PODER PRI) Se Construye de cualquier manera”. El   líder con proyecto de nación con identidad, en el siglo XXI y tener en su   mente que el estado no es empresa privada es de interés general de una nación mexicana. Habrá un sentimiento nacionalista, que permita retomar el rumbo de   país o solo el continuismo de este modelo económico a interés del poder   financiero.  

Las acciones del poder centralistas con el vínculo de poder Americano en la búsqueda final de apropiarse de los recursos naturales y la estocada final a la constitución de 19917. La oligarquía internacional y nacional ante la disyuntiva de a medias de cumplimiento del ejecutivo federal, desde la reforma laboral del articulo 123 enciso a pactada con Felipe calderón en el 2012, y a las reformas estructurales totales con Enrique Peña Nieto. el voto de intención favorable a Andrés López obrador, y el nerviosismo de las cúpulas de poder, en pactar con el diablo, esto es, la posible alianza perversa del PAN, PRD e inclusive el PRI, al candidato de la línea de poder macroeconómico del secretario de hacienda, así como, el maquillaje de ciudad nación de los Candidatos a elección popular en el 2018. Está en juego grandes intereses de poder económico y en segundo término el país, cautivo y desmotivado a las acciones de fragmentación y desmotivación ciudadana, en el esquema bifronte (paternalismo y temor), ´por el mismo estado y a los extremos de causar caos social, político y económico, para que no llegue AMLO:

El liderazgo instrumento de poder general   de conducción, no se puede gobernar con discursos que no transcienden y debe haber una narrativa que se pueda comprender en acciones traducidas en hechos   tangibles que la población las haga suyas. La existencia de oportunidades iguales para todos y las condiciones propicias para el desarrollo. La campaña política es una lucha por la   mente y el corazón de los votantes; una competencia por el razonamiento y las emociones que permitan una mejor percepción de los ciudadanos y que permita   una mejor expectativa de esperanza de la solución de su entorno.

El líder, AMLO, tiene carisma, se crea Valores, Visión a largo plazo, alcance, dimensiona, se  pregunta y construye proyecto de visión con variables de solución. Los perfiles políticos ante una   población en la búsqueda de respuestas político económico y sociales, de los   embates del deteriorado modelo económico y la creciente pobreza, desigualdad y la pérdida de la identidad nacional, de gobiernos apáticos, indolentes, insensibles, de un esquema de gobierno inmerso al poder financiero y la pérdida de un estado Benefactor. Los políticos naturales, los que aman a sus pueblos, tienen vocación de servicio, y el sentido de sacrificio y   justicia. Los políticos del sistema, que no son capaces de romper a su   estatus quo, ante el exceso de confianza y adulación sobre una meta, objetivo, las respuestas del electorado estarán inmersos al estado de ánimo de la población y a la situación económica impregnada de desempleo e inseguridad.

La realidad objetiva de los prospectos a la contienda a la elección presidencial, como Enrique Peña, Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes y un suspirante de los gobernadores, la unidad   interna y externa para evitar la pulverización de imagen, tener los pies   sobre la tierra y una mente abierta para asumir las responsabilidades.   Mantener al candidato en el mundo exterior en su ubicación real dentro del   contexto, y protegerlo del secuestro y exceso de protección del grupo cumbre.   Por el exceso de confianza AMLO perdió antes de ganar la elección del 2006   contra FELIPE CALDERON, El candidato se rodea, o rodean al   candidato, de un grupo reducido y selecto de colaboradores que le filtrarán  toda la información y le “embargarán” la agenda, los cuarteles como   instrumento de valorar las estrategias y no de adulaciones. El candidato, por contar con todo el   poder económico a que había aspirado, ya no le queda más motivación que   lograr el poder político. Los políticos naturales, los que aman a sus   pueblos, tienen vocación de servicio, y el sentido de sacrificio y justicia. Estas figuras tendrán una actitud   distinta durante la campaña; se alejarán o acercarán más a las posibilidades de triunfo, según sean sus comportamientos, y todos podrían resultar   ganadores y hasta buenos gobernantes, si se les ayuda a identificar y   enfrentar sus verdaderas motivaciones y el origen de estas.

La participación de diferentes niveles socio-económicos y de intereses disímiles. Unos participan por devoción hacia   la figura en competencia; por comunión de ideologías; por ocupar un tiempo   desesperantemente disponible; por remuneración económica, o por soñar con   compartir el poder. La política inmersa a la encuestita, como instrumento de triunfo, olvidando que esta es una medición del momento de estado de ánimo de los electores.

Las propuestas ante la población están   sin fondo a los temas de economía y la reactivación económica del empleo, así como la persistencia de acciones triunfalistas del modelo macroeconómico, el   otro segmento de mayoría del mediano y micro empresario de una clase media  indignada a su pérdida de nivel de vida “calidad de vida” y la  descapitalización sistemática.

La campaña política es una lucha por la mente y el corazón de los votantes; una competencia por el razonamiento y las   emociones que permitan una mejor percepción de los ciudadanos y que permita   una mejor expectativa de esperanza de la solución de su entorno. El líder, se crea Valores de la esencia, Visión a largo plazo. Los partidos hacen cuentas alegres o se preocupan realmente en llegar   al electorado por su creciente incremento Abstencionismo y a la falta de políticas   de motivación de la participación ciudadana.

El gran abanico de electores del PAN, donde ha sido el más castigado por su   electorado y la pérdida de confianza y un PRD De izquierda, sin eco a la   creciente población en la búsqueda de respuestas y un PRI, con oficio y  encargado de proyectar una nueva esperanza del siglo XXI, en base a una  maquinaria de movilización y de estructura electoral, dónde se cuentan los  votos y se suman. Las distintas formas de voto: el   ausente, es decir, el abstencionismo, que puede ser negativo o positivo, a causa de falta de oferta; el voto caprichoso, otorgado al candidato por su   imagen pública, de valores; el voto de castigo, encargado de calificar a sus gobernantes en sus niveles de gobierno ,y sufragar por determinado partido; el voto duro, es aquel de los partidos y que muy difícil voten por otro partido o se pierde este voto a cansancio del electorado por las pocas acciones de respuesta y se propicia el razonamiento, no así a los más   desvalidos a causa de su nivel educativo y económico

 El voto razonado, producto por convicción o el actuar de sus gobernantes, el voto despensero, encargado de dar a cambio de su voto, el voto de mercado, por la publicidad y   spots mediáticos o de descalificación; el voto de encuestas, orientador del   voto, en un estado de ánimo de la población es transitorio, a la alza o   baja. Y el voto de calidad moral, son aquellos personajes públicos, con   calidad moral, por convicción, por publicidad, que se suman a la campaña  vendiendo su imagen al candidato de cualquier partido.

“La democracia de partidos no funciona cuando desde arriba se permite el no cumplimiento de la legalidad interna. El sistema democrático disfuncional, con un pluralismo ineficaz, que la   sociedad que no da resultado porque no se traducen abatimiento de la pobreza, el mejoramiento de la seguridad, a la justicia, calidad de vida, y creciente   desigualdad. Y a la crisis de los partidos ha propiciado alianzas entre   partidos.”  Diego Valdez…IEJ. UNAM  

 

Leave a Comment