LA CIRCUNSTANCIA Y EL DESTINO DEL HOMBRE.

 

Emiliano CarrilloPor: Emiliano Carrillo Carrasco

Nuestra democracia, es una forma de gobierno que a través de la política es la convivencia humana, a través de la historia de cada nación, los órganos administrativos y de la clase política se hacen uno ante las acciones o inacciones de una población. Las respuestas a las acciones solidarias por nuestra región, ante las inercias del poder insensible y soberbio, ante una realidad, la pobreza y la desigualdad social y así no puede haber justicia social y desarrollo ante los elementos medulares, la corrupción e impunidad, ante un circulo de poder enquistado a un sistema de partidos enquistados, que deben retomar su inveteres público; la madures, la experiencia permitas establecer una mejor visión de nuestro estado de México, sobre todo a los retos vistos del valle de México ante una igualdad y justicia …todos solidarios por el valle de México, es nuestra casa, Texcoco, como participante a la vida del cómo y hacia donde debemos ir .

El consenso y sobre todo la democracia participativa -ciudadana como eje de identidad que permita el encuentro con las fuerzas regionales y a la suma de voluntades. Solidario del pasado que es mi haber, mi compañía, mi historia de hombres luchadores por su identidad y amor a la tierra, en cada región del país, es mi vida “la etapa de las instituciones democráticas en establecer acciones de legitimidad y estado de derecho, en base a nuestra democracia social, y romper los esquemas de caos inducidos y desesperanza, propiciado por el mismo sistema de poder.

Es tiempo de los ciudadanos democráticos en establecer esas garantías emanadas en nuestra constitución 1917, en elegir a la representación publica en base al poder público, las elecciones 2018, determinara el destino final de país nación una visión de fragmentación social de los estratos sociales de nuestro país.

El instrumento de poder de control y reflexión ciudadana hacia dónde vamos como nación ciudadana y retomar esos valores, romper esquemas de poder y no nada más es el dispendio de recursos públicos y su abuso, esto es, dinero, porque nuestra naturaleza constitucional y la expresión de los constituyentes de 1916 y resumida en nuestra constitución de 1917, porque es el alma de un pueblo, en la búsqueda constante en igualdad social y justicia social. Y quien más que los hombres y mujeres nacionalistas y capaces de retomar eses espíritu secuestrados por una oligarquía mercantilista. La función de los partidos es la salvaguarda de los intereses de nuestra nación. 

El cómo despertar al pueblo ante el cinismo del poder público que cada vez el yugo de la oligarquía mata al pueblo. Con el solo hecho de controlar a un solo hombre el presidente, es más fácil que 120 millones de mexicanos, hemos perdido la soberanía, nuestros recursos naturales… más pobreza y desigualdad social, nuestra juventud sin rumbo.

La mentira siempre ha acompañado al hombre a lo largo de su historia. Y la verdad, como dijo Churchill, siempre “debe de estar rodeada de una sarta de mentiras” para cumplir los intereses de la clase gobernante, quienes mediante los medios de comunicación oficiales y las “vocerías” hacen de la mentira una institución.

El país se encuentra inmerso en un ambiente de elevada corrupción, impunidad, altos niveles de inseguridad, pobreza y desigualdad, además de un claro entorno de falta de gobierno, la confianza empresarial y la economía muy debilitada. La obra del maestro filósofo y sus reflexiones sobre la condición humana que se ha trasformado a la maquiavélica desesperanza de participación y a su egocentrismo de apatía; su última obra “el hombre y la gente” 1957. José Luis Sampedro la realidad.

El artista genial, Gasset propicio la claridad y entender el entorno en el que existo, la circunstancias que no podemos soslayar porque estamos inmersos en ella. La expresión celebre de GASSET “yo soy yo, y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo”, la circunstancia de la que formamos parte y en el cual estamos irremediablemente inmerso.

La política democrática tiene 4 verbos, erigir, representar, deliberar y decidir, en este último verbo de decidir , ha sido , en contra de una población inmersa a su suerte ,ante la política neoliberal , que ha producido más pobreza y desigualdad social, para poder hablar de justicia, se tendrá que solucionar estos dos ejes de desigualdad y pobreza, en base acciones concretas ben focalizadas a una política de estado, pero muy distante ,ante un efecto de utopía, pero si se puede permitir intentar esta utopía social.

La solución a todas estas acciones antipopulares, en su focalización del Estado mexicano, de una tecnocracia -burocrática, incapaz de romper esos esquemas de poder y concentración del poder público de un circulo de elite, que se han incrustado en el poder público democrático, este gobierno de funcionarios, que desplazan las decisiones de una elite política a nombre de las finanzas del estado mismo.

La política es una forma de vida a través  de la democracia, pero jamás el autoritarismo y sectarismo porque entonces caemos en el circulo vicioso y la percepción ciudadana es clara y las reacciones ante el control de poder desmotiva a la población como instrumento de control (abstencionismo, empatía), pero si la ciudadanía es consciente y solidaria por un mejor bienestar y de calidad de vida en forma vinculante gobernantes y gobernados, permitirá en su etapa administrativa una mejor eficacia, eficiencia para todos.

La importancia de legitimar el poder público a través de la política y su instrumento la democracia como forma de gobierno público, permite gobernabilidad ante un segmento de la población, pero sin legitimidad de más del 50% de los ciudadanos por causas de la no participación y la facultad de un derecho, el voto.

Más de una década se ha instrumentado por el poder mismo las acciones o inacciones de un esquema de control bifronte (PATERNALISMO Y TEMOR), de políticas públicas de asistencialismo a las clases más vulnerables y de pobreza , aunado a la falta de educación, como instrumento de reflexión y adquisición de un elemento que se tiene el ciudadano cada 3 o 6 años  elegir a nuestros representantes  al poder público, a través de la voluntad ciudadana con su instrumento de empoderamiento intransferible “voto”.

La opacidad social, esto es, permite que gobiernen los que si les interesa el poder público desde familias, grupos de poder, oligarquías nacionales e internacionales, en la defensa de sus intereses económicos, con una macroeconomía  de poder financiero  y que sustituye al Estado mismo, en la imposición de reglas y acciones desde esas cúpulas de poderes el legislativo y ejecutivo, donde es más fácil su control, mientras la población egocéntrica de consumismo está en su mundo, de confort, hasta cuando el mismo esquema los absorba y cambie su estatus  quo .

Leave a Comment