“Topón” vacacional

maria-en-el-desfile-16-de-sepPor: María Jaramillo Alanís

La acolchonada modorra de Victoria fue como siempre: Sus “moralinos” e hipócritas pobladores, of course, -las  treinta familias que deciden-, usted ni se apunte, se fueron de vacaciones a los Cabos, Cancún, otros valiéndoles el qué dirán y aplicando aquello de que “andando yo contento…” se fueron hasta Florencia, algunos hasta boda hicieron a la orilla del Mediterráneo.

El resto de los victorenses que se quedaron  le dieron un valiente “topón” al  calor, a las deudas, al desempleo, a los miserables salarios, eso sí, pidiéndole a todos los Ángeles y Arcángeles que ya acabe la tortura. Pero además que en el viajecito  al Río Corona, no le molestara y  enfadara hasta en los  “esos” al diablo.

Por la  seguridad en carretera nadie se apuró pues como dijo  el matamorense Julio Almanza…  “los turistas confiaban”,  por si o por no, los capitalinos, los de los  polígonos de la pobreza y la violencia, lo más lejos que llegaron fue al “otzo” de la esquina a surtir las “chelas”

Si es del grupo que apenas y pudo ir a Los Troncones, pues qué triste caso, el río no lleva agua, el charco en el que se metieron los niños lució estancado, enfangado y mucha basura,  aunque hay que reconocer la nobleza de la Sierra Madre, que los Díez Gutiérrez Coleman-Navarro, no han terminado de depredar y  que a pesar del estiaje, brindaba una suave brisa y enormes sombras.

Solo una súplica, a cualquier sitio que vaya dese a la tarea de limpiar el metro cuadrado que le rodea, no se puede  disfrutar de un breve descanso en un ambiente lleno de suciedad que van desde latas, fichas, trozos de vidrio y desperdicios de comida,  que han sido desechados por Usted mismo.

Quizá por eso los que deciden en este pueblo de nubes arreboladas se van de paseo a Europa, aquí ya dejaron lleno de su basura y allá no se pueden comportar como bestias, allá las leyes sí se aplican y la impunidad es cero.

Hoy ya de regreso al trabajo, la raza asalariada se da cuenta que descanso no hubo, que las deudas son más y los dineros no alcanzan, que los de antes no se han ido y los de ahora no quieren llegar. Que aquí como dice la canción “no hay novedad”.

Tan no hay novedad que las calles de Victoria siguen destrozadas, hay hoyos dentro de los hoyos, el agua escasea y claro la autoridad va de mal en peor pues en eso de administrar los dineros públicos la transparencia nada mas no se les da.

Los violentos siguen siendo  dueños de nuestras calles y carreteras, y los empresarios que antes aplaudían a rabiar, hoy hacen exactamente lo mismo.

Cierto, Tamaulipas es serranía, montes y valles, playas, ríos y el más grande vaso lacustre de agua dulce, la Laguna Madre, y la región del Altiplano  tiene una belleza intrínseca, y que Usted y yo, merecemos (me acordé de Karime Macías, quien sabe por qué) no solo abundancia sino dejarla en nuestros pueblos.

Así las cosas, por lo pronto me declaro lista para darle un “topón” a la vida. Lista para darle un “levantón” a la esperanza, armada hasta los dientes con palabras francas, llanas y con harto amor.

Eso sí dispararé en defensa propia; aliento, ánimo y exaltaré al hombre que se hizo Verbo y camina vivito y coleando, dándonos atorones de hermosa vida para exigir por los miles de desaparecidos, entre los que están Raquelito, Dalila, Vilma, Janet, Pilar,   y para que de una buena vez podamos vivir  como personas.

Merecemos más pero con eso doy gracias a Dios.

Desde mi trinchera vietnamita

barbarabotero@gmail.com

www.revistanodos.com

 

Leave a Comment