Lo mejor está por venir…

 

maria-en-el-desfile-16-de-sepPor: María Jaramillo Alanís

Con la lectura hacia el interior del texto, resulta innecesario señalar que el título de esta columna está plasmado de ironía; En clara referencia al lema recurrentemente usado por Rafael Moreno Valle. Frase que resulta además de un burdo fusil al discurso triunfal pronunciado nada menos que por Barack Obama.

“Lo mejor está aún por venir. Si bien nuestro camino ha sido duro, aunque nuestra jornada ha sido larga, nos hemos levantado, hemos peleado por nuestro regreso, y sabemos en nuestros corazones que lo mejor está por venir para Estados Unidos”.

Los que conocen de cerca a Rafael Moreno Valle lo califican como una persona veleidosa, soberbia, caprichosa, autoritaria. Y debe ser cierto porque trepado en la gubernatura poblana, empujó para consolidar,  lo que en otros sitios se conoce como cacicazgo, y lo logró en parte, pues sembró a su sucesor, evidentemente con la anuencia de los grupos políticos priistas, cuyo bastión poblano está más que demostrado Sin embargo su pasado que dicen forma el futuro de las personas, no se puede pasar por alto.

Y en el pasado de Moreno Valle hay un hecho innegable; su militancia en el PRI,  hasta que decidió salirse pues le urgía ser  gobernador de Puebla, para irse al PAN, partido que además le quedó como anillo al dedo si nos atenemos a los dichos de Margarita Zavala, de que el PAN no es un partido para pobres, sino para los ricos.

“En los 60s, su abuelo el general Rafael Moreno Valle, gobernó Puebla y fue secretario de Salubridad y Asistencia del presidente Gustavo Díaz Ordaz. Su mandato duró únicamente tres años y 21 días, al ser destituido por el presidente Luis Echeverría –oficialmente pidió licencia- ante el caos que vivía el estado, y su incapacidad para neutralizar la efervescencia de las juventudes comunistas, enfrentadas con la extrema derecha poblana. Dejó el estado con tal deterioro, que durante el sexenio que le correspondía terminar, hubo tres gobernadores y la capital se llenó de sangre durante uno de los dos interinatos que tuvo al ausentarse, alegó, por razones de salud” (1)

¿Qué le mueve a una persona nacida en cuna de seda, ser gobernador y luego candidato presidencial? Una sola cosa; Poder. Luego entonces a los mexicanos nos pueden salir muy caros los caprichos de Moreno Valle.

El caso es que Moreno Valle carga sobre su soberbia, el conflicto suscitado en el municipio de Chalchihuapan,(9 de julio de 2014) que produjo  un enfrentamiento entre la población con la policía estatal donde hubo cohetones y gases lacrimógenos, y un proyectil impactó en la cabeza de un menor de 13 años que a los pocos días murió.

Ese debería ser su antes y después, pero como en México gobernadores y presidentes cargan sus muertos como trofeos de guerra, Moreno Valle sigue en su lucha personalísima de ser Presidente de México.

Para ese otro capricho tiene admiradores, ayudantes, asesores, coordinadores.

Uno de sus admiradores, así le dicen ahora, es José Manuel López Guijón quien se desempeñó en el sexenio de Eugenio Hernández Flores, como personal de seguridad, luego fue echado por comprobarse, al menos eso dijeron, de vínculos con gente innombrable.

Luego de casi tres años fuera de la estructura estatal de gobierno, se hace jefe de seguridad de Egidio Torre Cantú, hasta que un día aciago, el 5 de junio del 2014, asesinan al general Salvador Haro Muñoz con dos de sus escoltas en el 40 Juárez. Haro se desempeñaba como Jefe de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública de  Tamaulipas.

Los diez policías detenidos y llevados  a la SEIDO declararon que el jefe de escoltas de Torre Cantú, los involucró para emboscar y matar al general Haro Muñoz.

Luego, a pregunta expresa de los reporteros, Guillermo Martínez García, vocero de Torre Cantú, declaraba a los medios que López Guijón se había ido de vacaciones. Y así fue, nunca más se supo del jefe de seguridad de Egidio Torre Cantú.

Sin embargo López Guijón regresó a Victoria como parte del staff  de seguridad de Moreno Valle,  pero sus  amigos sostienen que López Guijón se coló como un admirador más del poblano, cuando es sabido que trabaja para el aspirante panista a la presidencia.

Pero no es el único cabo suelto entre los “admiradores” de Moreno Valle.

Manuel Muñoz Cano,  hijo de Manuel Muñoz Rocha, aquel que dieron por muerto involucrado en el asesinato de Francisco Ruiz Massieu, es ahora coordinador de la campaña del poblano en Tamaulipas.

A Manuelito lo hacíamos aun peleando la dirigencia estatal del PRI, incluso  suponíamos que seguía  trabajando para el gobernador de Chiapas Manuel Velazco Coello.

Pues el club de fans de Moreno Valle, afirma que Muñoz Cano pasó de admirador a coordinador de campaña en Tamaulipas.

En dónde cobra  López Guijón ¿en la nómina de Puebla, del Senado o en Tamaulipas?

Los caprichos de los veleidosos políticos siempre resultan caros y peligrosos.

Desde mi trinchera vietnamita…

barbarabotero@gmail.com

www.revistanodos.com

(1) Eje Central/ Raymundo Rivapalacio; Estrictamente Personal

 

Leave a Comment