Busquemos la salida…

maria-en-el-desfile-16-de-sep Por: María Jaramillo Alanís

 

Atrás quedaron los desfiles multitudinarios del primero de mayo, los gobiernos del PRIAN sepultaron de un plumazo las paradas obreras, y también en el desgaste natural, los liderazgos de las agrupaciones gremiales. A medida que la sociedad camina-no se sabe bien, si para adelante o para atrás- los obreros ya no son lo que fueron en los 70’s,  ni los sindicatos.

Hoy la masa obrera está a la deriva, sin liderazgos, quizá se salven todavía, los profesores agrupados en el SNTE, en la CNTE y otras organizaciones de maestros, aunque domesticados, a excepción de la Coordinadora, el resto de los obreros del país en manos de sus patrones, se van quedando sin derechos, sin prestaciones sociales, sin instituciones que fueron creadas para y por ellos, ejemplos; IMSS, Infonavit,  Fonacot.

Los trabajadores del país están abandonados a su suerte, el derecho a huelga ya no es más un derecho, se hacen “paros” pero las huelgas están prácticamente proscritas, los legisladores del PRI, PAN, PRD,  han modificado la Ley Laboral,  tanto que  hoy proliferan  los contratos de protección patronal y de la subcontratación vía “outsourcing”.

Famélicos, los trabajadores conmemora el 1° de mayo con sueldos miserables, patrones cicateros que les esquilman los pagos al IMSS, Infonavit, pero además tienen que cargar con la traición de los legisladores y gobiernos que velan por los empleadores, a los obreros y sus familias solo las ocupan para validar sus elecciones.

Este 1° de Mayo, al menos en Tamaulipas es distinto, más que en otros  estados del país, la CTM prácticamente está desparecida, el bastión obrero del PRI, no sabe cómo defender a los trabajadores  de los atropellos de la autoridad panista que (des)gobierna en el estado.

Ni caso tiene nombrar a los dirigentes sindicales del terruño, cual más cual menos está sometido, acallado, pues no tienen calidad moral para defender a la burocracia que se ha partido el lomo  y que hoy es tratada como si fuesen delincuentes.

Es curioso pero los nuevos  patrones que gobiernan en Tamaulipas le hacen pagar a la burocracia el largo periodo que gobernó el PRI, y hoy los funcionarios del PAN, desmantelan la estructura gubernamental pues suponen que está maldita… ¿y qué creen? a 8 meses, no saben cómo hacerla funcionar, pero eso sí, pretenden quedarse 80 años en el poder.

De hecho no sólo la burocracia sufre el embate panista, sino toda la sociedad. Las ocurrencias de los nuevos servidores públicos no tienen que ver con la praxis institucional sino con sus ambiciones vulgares y corrientes.

¿Dónde están los liderazgos? no los líderes charros, ni los sindicatos blancos, por los que empujan la derecha clerical, ¿quién  defenderá los derechos de los trabajadores? que por otra parte son derechos fundamentales, humanos, sociales y políticos.

Queda organizarse, no para hacer contrapesos, sino para frenar  o bien, contener  el atropello que cotidianamente sufre la población de Tamaulipas, quienes están a dos fuegos; el de la violencia callejera y la institucional.

A sabiendas de que los partidos y sindicatos ya no representan a los ciudadanos y a sus trabajadores, es urgente que busquemos nuevas formas de organización que nos ayuden a salir del embrollo en el que estamos metidos,  hay salidas siempre y cuando estemos del mismo lado, es decir  en la trinchera de la población que solo  tiene su fuerza de trabajo y claro, su  anhelo de vivir mejor y en paz.

Fragüemos una organización popular que de salida, sentido a la sociedad, y que  verdaderamente nos represente.

Nos toca.

¡Arriba los pobres del mundo carajo!

barbarabotero@gmaial.com

www.revistanodos.com

 

Leave a Comment