Podrán caer otros dos antes del 4 de Junio

 

 

Abraham MohamedPor: Abraham Mohamed

mohacan@prodigy.net.mx

Hace menos de una semana, (10 de Abril) publicamos en Candelero que con la captura en Italia, del tamaulipeco Tomás Yarrington el Presidente Peña Nieto y su partido el PRI se verían muy beneficiados con lo que calificamos como el inicio de una redada electorera de ex gobernadores rateros, cuando ayer en pleno Sábado de Gloria, la PGR soltó la noticia de que el veracruzano Javier Duarte había sido detenido en Panajachel, una pequeña localidad de Guatemala.

Hasta el momento de escribir este Candelero no había más detalles sobre si también había sido detenida su esposa Karime Macías que supuestamente lo acompañaba y algunos otros de sus cómplices.

Esto habrá de precisarlo muy bien la PGR porque ésta redada electorera  fue diseñada para demostrarle a la ciudadanía de que la impunidad terminó y así poder recuperar la confianza que se requiere para que la mayoría vote por los candidatos del PRI y ganen en las elecciones del 4 de Junio los gobiernos del Estado de México, Nayarit y Coahuila y una buena parte de los 212 Ayuntamientos de Veracruz.

Creo que si se confirma que Javier Duarte fue capturado solo, eso va a dar margen para que el propósito de la “redada electorera” se vaya por un tubo y se revierta la intención original de recuperar la confianza ciudadana, porque nadie se tragaría el cuento de que el mega rata ex gobernador anduviera sin la compañía de nadie de sus achichincles, o tal vez de su esposa.

Lo menos que se dirá será que su detención, más bien su entrega, fue negociada, como se ha hecho con otros delincuentotes, con quienes el gobierno acuerda no proceder contra sus familiares, dejarles suficientes bienes materiales y dinero para que no padezcan carencias, pero además, también urdir jurídicamente para que la integración de la averiguación previa penal “se haga a modo” para que en el proceso correspondiente sus abogados defensores tengan la posibilidad de presentar recursos legales que los favorezca, como reducción de la pena al desvanecer cargos y a otros beneficios.

Para que esto no se dé, la PGR tiene que presentar más cómplices detenidos y también  lograr, -obviamente con el apoyo del Ejecutivo y de su partido, el PRI, que se apruebe el desafuero de los diputados federales Tarek Abdalá y Alberto Silva que están señalados como cómplices de Duarte en el saqueo de más de 30 mil millones de pesos de los recursos públicos de Veracruz y por supuesto que también sean apresados otros funcionarios de ese corrupto gobierno.

Por último, trasciende que la redada de los “peces gordos” continuará y que en la mira están los ex gobernadores  de Chihuahua, César Duarte y Alberto Borge de Quintana Roo.

Estas detenciones debieran cumplimentarse en el transcurso de los próximos 45 días, antes de que se realicen las elecciones del 4 de Junio.

Si las capturas se hicieran posteriormente ya no tendrían el efecto deseado para obtener los triunfos que se quieren en éstos próximos comicios, pero sí podrían ser útiles si siguen las aprehensiones y recuperación de bienes y recursos robados, para las elecciones presidenciales del 2018.

Pero eso sí, el “sospechosismo” no debe aparecer, porque sería  desastroso para el Presidente Peña y para su partido, el PRI.

Leave a Comment