Santa Semana…

maria-en-el-desfile-16-de-sepPor: María Jaramillo Alanís

Mariposas y Magüiras.- ¿Entramos en la recta final  o inicia la carrera para posicionar a quiénes serán candidatos en el 2018? Lo  seguro es que ya están definidas las posiciones, al menos en el PAN. Ahí no hay manoseo, desde el 1 de octubre se sabía quién dirigiría y tendría el control del estado, y de su partido.

En serio, ¿alguien aún cree que existen los procesos democráticos hacia el interior de los partidos? ¿Acaso no hacían lo mismo los gobernadores priistas? Y no, no está bien pero esas son prácticas que están inscritas en los usos y costumbres.

Es claro que todo lo que sucede en Tamaulipas lleva nombre y apellido, sí, adivinó, el del Jefe del Ejecutivo; Responsable de lo que sucede en su gabinete, en el congreso, en su poder judicial y claro, en su partido. Por eso no, es un asunto menor como ha terminado la incursión de Lydia Madero García en la Secretaría de Salud.

En descargo del Gobernador es justo decir que tiene responsabilidad y como todo, en ella lleva implícito el riesgo.

Sí  tiene responsabilidad pues él los propuso y dio cuenta del largo currículo de cada uno de los secretarios y de su círculo más cercano,  y asumió el riesgo al presumir que ellos y ellas tenían el compromiso con su proyecto de estado, muchos de ellos provenientes de la iniciativa privada donde ganan más que estando dentro de la estructura gubernamental.

Él, Francisco Javier les creyó al leer sus currículos,  pero  concluido el año 2016, a escasos tres meses de haber sido nombrados, en la calle, se sabía que Lydia arriscaba la nariz y le desagradaba todo, incluso saludar al ciudadano le era un martirio.

A Doña Lydia le costaba trabajo entrar a las áreas del Laboratorio Estatal de Salud sin dejar de mostrar nauseas por el trabajo que ahí se realiza,  peor aún si se trataba de la chinche besucona y  de la enfermedad de Chagas, pues ahí nada  más no entraba.

Tampoco creo que sus  asistentes  entendieran algo de lo que le escuchaban a los verdaderos profesionales de la salud; Médicos, Químicos, Entomólogos, Biólogos, Investigadores que trabajan para la Secretaría de Salud de Tamaulipas.

Y creo saber cuál es el verdadero problema, que los nuevo funcionarios en general, y Lydia y sus asistentes en particular, creyeron—creen— que  todos, pero todos, los empleados dentro de las dependencia gubernamentales son priistas zánganos e ignorantes. Triste, ¿verdad? Bueno la realidad es otra, y Doña Lydia y la mayor parte de este nuevo gobierno sin duda se equivoca.

La preocupación sigue, la parálisis que sufre la Secretaría de Salud, no es por falta de recursos, que no han dejado de fluir desde el mismo instante que asumió el nuevo gobierno la estafeta, resulta que nada mas no le encuentran la cuadratura al círculo y por esas cosas extrañas, los pacientes no cuentan con medicamentos-cosa que venía sucediendo con Egidio Torre, también- y claro, una simple gripa es mejor curarla en casa con remedios de la abuela  a ir a perder tiempo al Hospital donde el “no hay” hizo escuela.

Qué bien que el Gobernador Cabeza de Vaca aceptó la renuncia a doña Lydia, nunca aporto nada al proyecto de estado, -aunque pudieron pagarle una quincena más-, ella se quejara ahora de lo que quiera. Lo cierto es que tardaron seis meses en darse cuenta que no funcionaba, que la Secretaría trata con la vida de las personas, que Salud es otra de las áreas más delicadas de la estructura estatal.

¿Serán necesarios otros seis meses, para darse cuenta, que otras áreas de la estructura no funcionan? Quien sigue: Cultura y artes, Seguridad, Educación, Administración, la General de Gobierno, Finanzas.

Por cierto hablando de Educación, recién se presentó el “nuevo modelo educativo”, habrá que preguntar a su titular el Dr. Héctor Escobar su opinión, pues se sabe que todo el desarrollo estuvo a cargo del subsecretario de educación básica, el cubano Julio Herminio Pimienta Prieto, si, el mismo que rompió con los medios de comunicación por la continua “falta de veracidad” a sus notas.

Los secretarios además de tener una  función específica sólo reciben órdenes del gobernador y por lo tanto Francisco Javier García Cabeza de Vaca tiene la responsabilidad de encauzar sus metas, y si no cumplen, pues  que se vayan, le hacen daño a la deteriorada imagen de Tamaulipas y claro,  hacia el interior  lo pagarán en el 2018.

Aunque está en veremos, pues la estructura social sigue aceptando las despensas que bajan a través de los comités municipales del PAN que a su vez les hace llegar la oficina de Bienestar Social.

Y ya con está me despido…

Comprensible que el Gobernador y su equipo de prensa tengan grupos de periodistas cuyo trabajo es servirles, servilismo puro, pero de eso a que publiquen primero los boletines antes de que la propia oficina de prensa los distribuya se llama tráfico de influencias y es delito, hasta donde yo sé.

Además, seleccionar y enviar a una lista de reporteros específicos invitaciones para tal o cual conferencia de prensa, es faltar a lo que tanto han dicho el Gobernador “respeto el ejercicio periodístico”,  ante esto cabe preguntar ¿El palacio de gobierno es propiedad privada? ¿La información que  generan los secretarios  y dependencias, es asunto privado y personal?

Las mismas preguntas para el diputado carlitos gonzález, -así en minúsculas- además de sortear la seguridad militar que tiene la casa de los tamaulipecos-ellos dicen representarnos, pues-  para tener acceso a la información que se genera en nuestro Congreso ¿también es requisito inscribirse en la legión de focas aplaudidoras?

Aunque en este momento desconozco las adecuaciones al Código Penal espero no caer en el delito de “ultraje”,  “pandilla” y/o “halconeo”,  y demás linduras que los diputaditos aprobaron sin leer y que siguen sin saber leer e informar fehacientemente.

Gobernador: sigue teniendo Usted la gran oportunidad de hacer  historia, no permita que se dilapide en vendettas. Solo se trata con  respeto a quien respeto da.

Desde mi trinchera vietnamita…

barbarabotero@gmail.com

www.revistanodos.com

Leave a Comment