BAJO EL CERO Y NO CONTIENE…

maria-en-el-desfile-16-de-sepPor: María Jaramillo Alanís

El proceso de conversión en Tamaulipas, de Estado libre y soberano a entidad mercantil, continua viento en popa. Los vientos del Golfo lo llevan raudo  y veloz… ¿hacia dónde? No se sabe bien, pero desde hace seis años y meses, se desmantela lo que los posmodernistas de la revolución mexicana, edificaron.

Olvídese de la  educación, consagrada dentro del Artículo 3o. Constitucional como, laica, gratuita y obligatoria, derecho que ni con la implementación del “Nuevo Modelo Educativo” queda garantizado.

Una más, “El petróleo es de los mexicanos”. Hoy más que nunca se sabe, y se sufre la mentira sobre la propaganda oficialista, y a pesar de que se explota en beneficio de todos los mexicanos, tal y como lo afirma la propaganda oficial. ¿Será? el petróleo nunca fue de TODOS los mexicanos, con la  reforma energética solo lo validaron. Breve espacio comercial; Lectura recomendada: “La gran tentación”: el petróleo de México, escrito por Andrés Manuel López Obrador y editado por Grijalbo.

No termino, menciono ahora al sector salud. Ahí tiene Usted que  las instituciones, ganadas en la calle por los trabajadores del país, día a día se ponen en manos de los empresarios, esos mismos, que en muchos casos, eluden el pago de cuotas al propio IMSS, y a otras instituciones de prestación social como INFONAVIT.

Las reformas estructurales validadas por los partidos PAN, PRI y demás chiquiatiaje, fueron solo el colofón de lo que en su tiempo inicio Carlos Salinas de Gortari, los posteriores Congresos y Cámaras, las ha votado, -mejor hubiese sido que las “botaran”- y hoy  tienen al país sumido no sólo en la pobreza sino en el atraso en todos los sentidos.

Y en ese caso, pregúntese amigo lector sí los diputados por los que usted votó son sus representantes, si el presidente que usted eligió trabaja para el país o para los financiadores de sus campañas, pregúntense para quienes trabajan los diputados locales, presidentes municipales, regidores… ¿para usted?

Y hacia el interior preguntémonos; Porqué a los burócratas estatales, -la referencia está a la mano-  con un sueldo promedio entre los  3,480  y hasta  los 5,559 pesos, les otorgan ¿graciosamente? Un miserable aumento salarial del 4 %  y luego se los descuentan porque la empresa, el patrón, entiéndase gobierno estatal, ya no subsidiara el pago del Impuesto Sobre la Renta por sueldos y salarios, esta “piramidación” de ingresos es una simulación de incremento, en términos más generales se dice, “quedar tablas” nada para nadie.

Pero además, ojo…el aumento salarial,  -el mentado 4%- sólo se otorgó a los trabajadores sindicalizados, es decir, casi a 35 mil, pero otros 6 mil empleados de contrato, confianza y extraordinarios, no. Y para acabarla de fregar, sus compensaciones  fueron eliminadas o en el mejor de los casos “recortadas”.

¿De aquí aumentaran o crearan el fondo de austeridad y apoyo a las familias de Tamaulipas? Lo diré en inglés, para ver si me entienden en el tercer piso: I DO NOT UNDERSTAND, MR. GOVERNOR.

Aunque en el fondo sí se comprende, no existe nada innovador. La mecánica sigue siendo la misma; obtener recursos de dónde siempre han salido; lastimando el bolsillo del que menos tiene.

¿Acaso no resulta más sencillo descontar las compensaciones de secretarios, que lastimar toda una nómina de empleados y funcionarios menores? En el caso, por ejemplo, de Jesús Nader Nasrallah, con 115 mil pesos de compensación  se podría quitar el 80 % y  así al resto de los secretarios y sumar los 680 millones de pesos.

Claro que todos estamos obligados al pago de impuestos, lo injusto resulta en la eliminación de subsidios a los que menos perciben.

Cierto que la empresa, perdón el estado, presenta en sus finanzas números rojos, pero hay que aclarar que no han sido los empleados los que saquearon el erario, sino los asociados al primer círculo del Accionista principal, perdón nuevamente, gobernador…del que se fue, obvio.

Los actuales hasta este momento solo gritan y manotean porque sus cajas registradoras no suenan y ese es el punto…tienen que sonar, money is money.

Los empleados del gobierno estatal, mientras tanto, se truenan los dedos, acostumbrados ya al menosprecio y desaire gubernamental y tristemente al abandono de su lideresa sindical, Doña Blanca (Cubierta de pilares de oro y plata) “Porfiria” Valles y Rodríguez.

Para ellos que cada quincena llegan al punto de que no saben cómo continuar, es para ellos que bajar  el cero… y  no contiene.

 (Consulte  el tabulador oficial: http://transparencia.tamaulipas.gob.mx/informacion-publica/por-fraccion/lista-general-del-personal-que-labora/tabulador-2016/)

Desde mi trinchera vietnamita…

barbarabotero@gmail.com

www.revistanodos.com

 

Leave a Comment