¿QUÉ ES UN MAESTRO?

 

 

Gerardo Flores SánchezPor: Gerardo Flores Sánchez

Dice el diccionario que maestro es toda persona que se dedica a la enseñanza, por ello un profesional de la docencia que brinda a sus alumnos conocimientos a través de la teoría y la práctica.

Pero como todas las definiciones, ésta se queda corta, si queremos referirnos a los verdaderos maestros, que encuentran su complemento ideal con los alumnos que realmente están comprometidos con su proceso de formación como profesionales y como personas.

La palabra maestro se deriva del vocablo latín magister, que en la antigua Roma se empleaba para nombrar a los jefes de caballería, o jefes militares. Por extensión se aplicó a los altos funcionarios del servicio público y a los altos jerarcas de la Iglesia Católica.

El magisterio (magisterĭum) era la actividad educadora que el maestro desempeñaba con sus alumnos.

En la edad media se llamaban maestros a los artesanos que dominaban un arte u oficio con extraordinaria habilidad, el cual enseñaban a sus aprendices. De acuerdo a su progreso, estos ascendían a oficiales y finalmente, a maestros.

Los conceptos de maestro surgidos en la edad media, se aplicaron a los grandes filósofos (Sócrates, Platón, Aristóteles) y guías religiosos Jesús, Buda, Lao-tse), que en la edad media, enseñaban sus doctrinas a discípulos y seguidores.

Aunque actualmente la palabra maestro se aplica a todo aquel que enseña conocimientos o actividades qué realiza con habilidad sobresaliente, en un sentido riguroso solo debe ser aplicado a quien está acreditado por una institución educativa reconocida.

En el sector educativo, “Maestro” es la persona que ejerce la profesión de docente. En diversos países del mundo como Francia y en México, por muchos años los maestros que trabajan en el sistema educativo público, enseñando en los niveles: básico, medio y medio-superior, se han formado en las Escuela Normales. Ahora existe la Universidad Pedagógica Nacional y el Secretario de Educación Aurelio Nuño Mayer, anunció recientemente que los titulados en otras universidades podrán competir por plazas de docentes en esos niveles donde antes solo se aceptaban a normalistas.

Pero además en el ámbito universitario, “Maestro” es el grado de formación académica que se otorga a los alumnos que cursan y aprueban evaluaciones rigurosas que demuestran su dominio en una disciplina científica. Este grado es superior al de técnico, al de licenciatura y al de especialidad; pero inferior al de Doctor.

Hoy en día también algunos emplean como equivalente a maestro, el término de profesor (el que “profesa” como experto en algún arte o ciencia); pero en sentido estricto este último es el que ejerce de manera profesional la docencia en instituciones educativas, mientras que ostenta el título de maestro, puede o no trabajar en ello.

Otra palabra que se usa comúnmente para referirse a los maestros, es la de catedrático. Sin embargo, en el ámbito universitario, está es destinada para distinguir a aquellos que realizan trabajo de docencia e investigación.

Por toda esta variedad de términos para designar a quienes realizan labores de enseñanza como los maestros, la UNESCO promulgó como Día del docente el 5 de octubre de cada año.

Pero aparte de las divergencias y coincidencias de la definición de la palabra maestro, su contenido es el más importante. Así se considera que el maestro es una persona con autoridad por el dominio del conocimiento, habilidad, arte en un(as) área(s) o disciplina(s) específicas. Además su jerarquía de maestro se reconoce por su autoridad moral. Entonces el ser y qué hacer del maestro completo, abarca las dimensiones científica, artística, profesional y ética. Los grandes maestros, son aquellos que alcanzan el mayor nivel de estas cualidades.

Ser maestro es entonces, más que ser informador, instructor o capacitador; es sobretodo ser formador de personas con valores y ética hacia otras personas con las que se relaciona. Así descubre, despierta e impulsa vocaciones. No ignora, ni entorpece o destruye talentos, sino que es un liberador y detonador del potencial humano.

La relación docente maestro-alumno tiene un carácter eminentemente humano, en que la afectividad, la emotividad y la comunión de valores humanos, crea un vínculo significativo que se convierte en un motor de motivación principal para que el alumno aprenda a un nivel de excelencia.

El buen maestro conduce hacia el desarrollo independiente a sus alumnos. Por ello los buenos alumnos, están destinados a superar a sus maestros. Entre ellos se forma y se mantiene un vínculo muy semejante al de un padre orgulloso del éxito de su hijo. Ambos compartiendo el amor o la pasión por un campo específico del conocimiento, arte o práctica profesional.

Me siento afortunado de que en mi vida haya podido conocer y recibir el beneficio de grandes maestros, a ellos debo una formación que he tratado de multiplicar con mis alumnos. A ellos mi gratitud eterna y el mayor de mi reconocimiento.

Pese a todos los conflictos por los que atraviesa actualmente el sector educativo en nuestro país, y de los malos juicios que sin suficiente conocimiento algunas personas hacen de ellos, los maestros siguen siendo su piedra angular y la clave de la transformación social.

Los docentes concentran los mejores valores de nuestra sociedad. México les debe mucho y el futuro próspero que todos deseamos, no podrá alcanzarse sin ellos. Felicidades en su día.

geromen@hotmail.com

 

Leave a Comment