MUJERES EN LUCHA

Karl CoviánPor: Karl Covián

En un mundo tradicionalmente machista, donde las mujeres no tenían cabida legal para tomar decisiones en cuanto al rumbo de su país, donde su palabra y opinión era, hasta cierto punto despreciada, tuvieron que gestarse grandes luchas para consolidar los espacios y el reconocimiento que como seres humanos nos corresponde a todos por igual.

En movimientos paralelos alrededor del planeta, desde mediados del siglo XIX,  miles de mujeres han salido a las calles para manifestarse con la finalidad de obtener mejores condiciones de trabajo, protestar por la guerra y la falta de pan, obtener derechos de los que carecían, lograr la aceptación de su voto, entre otras.

El 28 de febrero de 1909,  las mujeres del Partido Socialista de Estados Unidos declararon el Día Nacional de la Mujer, el cual propusieron celebrar cada último domingo de febrero. Un año después, la Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer con carácter internacional, en un reconocimiento a sus luchas y para conseguir, entre otras cosas, el derecho al voto, ocupar cargos públicos, acceso a la formación profesional y a no ser discriminadas laboralmente.

Aunque el reconocimiento legal no sería inmediato y sólo se aplicase en algunos países, las mujeres organizadas siguieron buscando los espacios negados, por lo que, años más tarde, vieron reflejados sus esfuerzos en la Carta de las Naciones Unidas, firmada en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, el 26 de junio de 1945, la cual en su preámbulo dice que los pueblos de las Naciones Unidas se comprometen:

“A reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas”.

En el caso de México, se fueron dando aceptaciones aisladas particularmente con el derecho de votar: en 1922 en Yucatán, 1925 en Chiapas, hasta que el 31 de diciembre de 1946, el presidente Miguel Alemán Valdés expidió por decreto adicionar al primer párrafo del Artículo 115 constitucional, lo siguiente:

“En las elecciones municipales participarán las mujeres, en igualdad de condición que los varones, con el derecho de votar y ser votadas”.

Esta pequeña adición a la Carta Magna, trajo como consecuencia una apertura que sentaría las bases para la obtención de la igualdad en un futuro cercano, la cual viene a consolidarse a nivel nacional durante el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines quien, durante su campaña, prometió ante un mitin de miles de mujeres eliminar las restricciones al concepto de ciudadanía.

Por lo tanto, el 17 de octubre de 1953, aparece en el Diario Oficial de la Federación el Decreto que reforma el Artículo 34 de la Constitución -en el cual originalmente no especificaba a la mujer como ciudadana- y es a partir de esa modificación cuando se le comienza a considerar como tal. De esta manera, dos años después, en las votaciones del 3 de julio de 1955, las mujeres acuden por primera vez a las urnas a emitir su voto en unas elecciones federales.

No está de más aclarar que las luchas por igualdad y equidad se siguen desarrollando alrededor del mundo, quizá ahora con la finalidad de que se cumpla lo establecido en el papel, por la búsqueda de una inclusión real y  equilibrada y, por supuesto, a favor de ocupar espacios que por tradición han sido destinados al género masculino.

Espero sus críticas, comentarios, aportaciones y sugerencias acerca de esta columna al correo electrónico: karlcovian@gmail.com, y en el Twitter @karlcovian

Gracias, hasta la próxima.

5 Comments on this Post

  1. Antonio Aranda Carrera

    El cambio se da basado en la educación , la visión y las costumbres , debemos de promover cambios que defiendan la vulnerabilidad de la mujer , y tener un equilibrio e igualdad de géneros , en cuanto al acceso a las mismas oportunidades de educación, trabajo y posición política , las únicas diferencias serían propiamente entonces su maternidad con el complemento y apoyo de nosotros como la parte complementaria de la pareja . Pero sin olvidar que ahora la mujer debe de tener la elección de su destino y el acceso libre e igualitario de oportunidades.

    Gracias por tu aportación Karl Covian

    Responder
    • Karl Covián

      Lograr ese equilibrio es fundamental y si empezamos nosotros mismos por generar un entorno familiar y social, basado en la equidad, estaremos colaborando de manera activa. Gracias por sus comentarios.

      Responder
    • Karl Covián

      Si generamos un entorno familiar y social orientado hacia la equidad, vamos a generar ciudadanas y ciudadanos conscientes. Gracias por sus comentarios

      Responder
  2. ROBERTO RODRIGUEZ CARRILLO

    SON FACTORES MUY IMPORTANTES EN LA NUEVA CULTURA DE EDUCACIÒN A NUESTROS HIJOS.

    EXCELENTE KARL COVIAN

    Responder
    • Karl Covián

      Así es Roberto, si empezamos desde adentro, con nuestra familia, vamos en el camino correcto. Gracias por tus comentarios.

      Responder

Leave a Comment