LOTERÍA FISCAL Y EL “BUEN FIN”

Lino-BonillaPor: Lino Bonilla Rangel

En su iniciativa enviada al Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión. El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto, expresa los motivos que sustentan la Iniciativa de Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, del Código Fiscal de la Federación y de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Y nada más claro que lo que se lee para efectos de lo determinado como:

Lotería fiscal.

….

Los sorteos o loterías fiscales son una herramienta ampliamente utilizada en diversos países para promover el cumplimiento tributario y facilitar la tarea de la autoridad en sectores de difícil fiscalización. ..

…….

En el caso de México, la entrega de los premios, cuando se han utilizado las tarjetas de crédito o débito como medios de pago en la adquisición de bienes o servicios dentro del periodo llamado “El Buen Fin”…. También ha arrojado resultados positivos en términos de fomentar los pagos con medios electrónicos, con lo que las operaciones realizadas quedan registradas y se facilita el combate a la evasión.

El uso de medios electrónicos como forma de pago permite tener un mayor control administrativo sobre los contribuyentes, ya que al existir constancia de la operación realizada, la autoridad fiscal contará con mayor información sobre los ingresos de los contribuyentes y, de la misma manera, se generarán condiciones que coadyuven a la formalización de la economía.

……………

Por este medio se crearán incentivos para que los contribuyentes realicen sus pagos con medios electrónicos y exijan el comprobante fiscal digital por Internet correspondiente. Ello posibilita la fiscalización de sectores caracterizados por niveles elevados de evasión fiscal, como el de prestación de servicios profesionales, con lo que se promueve un mayor cumplimiento y, en última instancia, mayor equidad y una recaudación más elevada.TARJETAS BANCARIAS

………

Se trata de una nueva facultad del SAT que busca generar un incentivo de premios mediante sorteo, para que los contribuyentes, -específicamente las personas físicas que prestan servicios profesionales (por ejemplo, doctores, arquitectos, abogados, entre otros)-, dejen constancia de sus gastos al pagar con tarjetas de crédito o débito y al solicitar comprobantes fiscales. No incluye a las personas físicas que realizan actividades empresariales.

De esta forma, el Sistema de Administración Tributaria obtendría mayor información para cruzar los ingresos y egresos de los contribuyentes, y así detectar si existe DISCREPANCIA FISCAL.

LA DISCREPANCIA FISCAL, faculta al SAT para determinar el impuesto sobre la renta omitido por personas físicas, cuando advierte que los gastos realizados son mayores a los ingresos recibidos. Como consecuencia, la diferencia se considera como ingreso por el que se deberá pagar dicho impuesto.

EL BUEN FIN

¿El Gobierno Federal le apuesta a la responsabilidad ciudadana para hacer frente a un endeudamiento, como política pública?

¿Por qué recompensar a las instituciones bancarias con el incremento de ganancias en intereses, cobros y comisiones en tarjetas de crédito durante su participación en el programa?

¿Porque no fomentar el consumo responsable? ¿Acabar con los abusos de comercios monopolizadores, controlar los precios de productos de demanda generalizada y defender al mercado popular, a los pequeños y medianos empresarios de las grandes tiendas departamentales que en su mayor parte incurren en prácticas laborales abusivas, corrupción, y que además contribuyen muy poco al fisco?

Sabido es que en la práctica resulta de muy poca ayuda a la economía popular, la mayor parte de los establecimientos comerciales participantes prefieren ofrecer esquemas de pagos en plazos.BUEN FIN

Cuando se ofrece descuentos reales estos se encuentran enfocados a inventarios acumulados o fuera de temporada.

Y cuando llegan a aplicarse en otros artículos, como en el caso de electrónicos, tecnologías y línea blanca, normalmente en días previos al “Buen Fin” fueron re etiquetados a la alza, por lo que los descuentos apenas nivelan los precios de venta reales.

Dentro del entorno personal, fomenta peligrosas prácticas de endeudamiento al estimular el uso de las tarjetas de crédito. Durante esos 4 días de compras alocadas, podremos llegar a gastar una buena suma de dinero.

Entonces, la propuesta del SAT es que si “ganamos” en el sorteo, se nos reembolsará a nuestra tarjeta de crédito el monto total de lo gastado (monto máximo de $10,000).

Lo interesante de la propuesta es que no estamos obligados a participar si no queremos, pero claro está, no dejaremos de hacerlo. Para ello, la idea es comprar con tarjeta de crédito o débito.

Pero claro, hay que tener en cuenta que el premio es únicamente válido para los clientes que sean titulares de las cuentas, y por esta razón es fundamental que el contribuyente conserve el recibo emitido de la terminal punto de venta.

Para concluir

El sector al que está enfocado es al de personas físicas.

Las personas físicas que realizan actividades empresariales, no se encuentran incluidas.

Se limita la participación en los sorteos solo a los pagos realizados para las compras por concepto de bienes y servicios.

Los pagos tendrían que ser realizados por medios electrónicos y que se solicite comprobante fiscal [CFDI].

Los premios recibidos estarían exentos de impuesto sobre la renta y del impuesto especial sobre producción y servicios. (Artículo 33-B, CFF).

La Lotería Fiscal se llevara a cabo por segunda vez, coincidente con las jornadas del Buen Fin 2015, previstas para este mes de noviembre.

El sorteo fiscal será sólo para compras efectuadas los días, del 13 al 16 de noviembre con tarjeta de crédito o débito.

El monto para el Sorteo Fiscal, no excederá en su conjunto los 500 millones de pesos. Este año son alrededor de 150 mil premios los que se repartirán entre los “creditohabientes” de los bancos que realicen compras con tarjetas, y los nombres de los ganadores se publicarán en la página electrónica del SAT y diversos medios de comunicación.

El gobierno federal reembolsará el monto de la compra a los consumidores cuyo comprobante salga premiado.

Para participar deberán realizarse compras en comercios establecidos, por hasta 10 mil y no menos de 250 pesos.

En diciembre se realizará un sorteo autorizado y supervisado por la Secretaría de Gobernación y los ganadores recibirán su reembolso directamente en el estado de cuenta de su tarjeta de crédito o débito, por un monto máximo de 10 mil pesos.

Si quieres apostarle a la Lotería Fiscal por El Buen Fin este es el último año en el que podrás hacerlo sin preocuparte por tus obligaciones fiscales (PROBABLEMENTE). A partir de 2016, si no estás al corriente no podrás acceder al reembolso de tus compras prenavideñas.